Cinco creencias que debes evitar como emprendedor

Si tu no crees en ti mism@, ¿por qué esperas que tu cliente lo haga?

Seguro que has oído hablar muchas veces de las famosas creencias.

De hecho, se ha hablado tanto que hasta puedes terminar pensando que son una de esas modas que no sirven de nada en la vida real.

Entiendo perfectamente que quizá lo veas de esta forma pero mi misión es transmitirte que no es cierto.

Son algo absolutamente fundamental para cada uno de nosotros y que tienen un papel crucial en nuestro día a día.

Nuestro sistema de creencias se desarrolla toda la vida pero tiene sus cimientos en la infancia, en el entorno social y en la educación.

Es nuestra forma de ver el mundo, aquello que creemos firmemente sobre cada cosa que vemos, experimentamos y hacemos.

Es la clave que utilizamos, de forma más o menos consciente, para interpretar la realidad, juzgarla y evaluarla, así como tomar nuestras decisiones.

Cuando esta creencia es constructiva nos permite avanzar hacia nuestros objetivos, nos impulsa. Tiene una base racional y supone una forma abierta y productiva de ver las cosas.

Cuando es limitante significa que ya no nos funciona para conseguir nuestros propósitos. Nos bloquea, pone palos en las ruedas y provoca conflictos y limitaciones.

Las creencias son las claves con las que interpretamos el mundo.

Con toda sinceridad te diré que cuando empecé a emprender llevaba una mochila llena, llenita, de creencias limitantes.

Es decir, de afirmaciones que mi mente aceptaba como verdades absolutas simplemente porque mi entorno así me lo había transmitido y que no me ayudaban en nada.

Eso me llevó a cometer fallos de raíz y a perder la perspectiva en varias ocasiones.

Sin darme cuenta arrastraba una gran inseguridad, una inquietud que me habían contagiado algunas personas que me rodeaban.

Es que esto de ser autónomo es muy difícil…

Es como lanzarse a una piscina sin saber si hay agua…

¿Ya sabes lo que haces?

Esto hacía crecer más creencias limitantes dentro de mi:

Yo no soy capaz de hacer esto.

Esto es imposible.

Es una locura, mejor que lo deje.

La cuestión es que cultivar este tipo de mentalidad puede ser altamente destructivo y que muchas veces marca la diferencia entre construir un proyecto profesional satisfactorio y sostenible o caer en el intento.

Por eso te voy a hablar de 5 creencias que considero muy peligrosas cuando entras en el mundo del emprendimiento.

1-No soy suficientemente bueno

Todo un clásico.

Cuando tu proyecto está en marcha y tienes que convencer a tu cliente para que te contrate a ti y no a la competencia, empiezas a luchar en serio contra esa vocecita interior llamada autoconfianza.

Es un auténtico cliché del ser humano la tendencia a menospreciar las propias cualidades. Algunos lo hacen sólo en la intimidad de su diálogo interior y otros lo proyectan a los cuatro vientos.

La cuestión es que solemos pensar que el de al lado es mejor y que el cliente potencial no vendrá conmigo si descubre lo que hace el otro.

A esto también se le llama el síndrome del impostor.

Pues bien, siento decirte que con esta creencia no vas a llegar muy lejos. Aléjate de ella como si se tratara de un enjambre furioso de abejas africanas y tu fueras alérgico a su picadura.

No dejes nunca de alimentar tu autoestima y tu autoconfianza.

Y no, no es necesario caer en la prepotencia y el egocentrismo para quererte y confiar en ti mismo de forma sana y constructiva. En absoluto.

Por otro lado, es cierto que habrá ocasiones en las que sí,. el de al lado sea mejor que tu en algo. O en las que realmente no serás suficientemente buen@ en una cosa. ¡Es normal!

Pero en este caso la pregunta importante es: ¿Cuál será tu mentalidad y tu actitud? ¿Te lo tomarás de forma constructiva y productiva o te dejarás llevar por la frustración?

¿Te pondrás manos a la obra para mejorar aquello que no funciona o te quedarás de brazos cruzados?

2- Me lo montaré por mi cuenta porque no tengo más remedio

Yo siempre digo lo mismo: ¡No emprendas como segundo plato!

Emprender debe ser un magnífico primer plato. O como mucho uno de los primeros platos de la carta.

Cuando tu proyecto se fundamenta en pensamientos como «ya que nadie me quiere contratar, montaré mi propio negocio«, ya empiezas mal….

Piensa que entonces lo estarás construyendo sobre unos cimientos defectuosos. Y eso puede llevarte al derrumbe.

Porque resulta que para que el emprendimiento sea algo positivo y que te permita construir un proyecto de vida satisfactorio, debes creer en él. Sin peros.

Cuando construyes tu propio proyecto profesional estás creando algo con tus propias manos. Y tú tienes la capacidad de navegar con él con la intensidad de quien compone una canción o escribe una novela.

Puedes convertirlo en una gran obra que te represente y que te permita realizarte. Y eso es decisión tuya…

Si el emprendimiento no es más que una salida de emergencia y no haces nada para conectar realmente con lo que haces, es muy probable que termines en el mismo sitio dónde empezaste: en la oficina de la seguridad social dándote de baja.

3- Soy autónomo, tendré que trabajar muchísimas horas

Es evidente que todo autónomo puede tener puntas de trabajo que le lleven a aumentar la jornada por encima de lo habitual. Creo que eso es algo muy comprensible.

El problema viene cuando creemos realmente que la única forma de sacar adelante un negocio es haciendo jornadas de 10, 12, 14 o hasta 16 horas de forma sistemática.

Es algo que normalizamos pero que no es en absoluto cierto. Viene de una creencia bíblica que ha terminado siendo muy propia de los poderes autoritarios: eso de ganarás el pan con el sudor de tu frente

Pues, en realidad, esta forma de pensar y de actuar es una puerta abierta al fracaso.

Un negocio no puede fundamentarse en que tú hagas un número desorbitado de horas. No es viable.

Podrás aguantarlo un tiempo, sí, pero tarde o temprano te pasará una grandísima factura. Puede ser que tengas que bajar la persiana porque no puedes soportarlo más o que termines teniendo problemas serios de salud. Pero las consecuencias llegarán.

SI tu negocio te arrastra a trabajar por sistema más de ocho o diez horas diarias, revisa la estructura del proyecto y busca la forma de ser más productivo, porque algo está fallando.

4- Soy autónomo, es normal que esté estresado

¡No normalices el estrés!

Eso nunca.

Bueno, primero debo matizar que el hecho de tener estrés, en sí mismo, no es ni bueno ni malo.

Siendo más específico, lo que no debes normalizar es el distrés (que es como llamamos al estrés nocivo).

De hecho, el estrés es una activación de nuestro cuerpo que se prepara para hacer frente a una demanda importante del entorno. Es un estado de alarma.

Y eso es, por encima de todo, necesario. Porque si no, no seríamos capaces de responder al más mínimo reto que se nos pusiera por delante.

Entonces, ¿cuándo es malo el estrés?

Pues cuando no eres capaz de resolver esa demanda (o crees que no eres capaz) y tu cuerpo se sobreactiva durante demasiado tiempo.

Ante una situación compleja, tu cerebro te pone en marcha segregando hormonas como el cortisol y la adrenalina, que activan tus músculos, aportan más azúcar al torrente sanguíneo, aumentan tu frecuencia cardíaca y respiratoria, etc.

Y claro, eso puede ser muy útil para resolver situaciones concretas en momentos concretos. Te puede salvar de un peligro o impulsarte hacia un objetivo cuando te encuentras barreras en el camino.

Pero si ese estado se sostiene en el tiempo y pasas a considerarlo normal, tienes un problema muy grande…

Por un lado, el estrés sostenido hará que cada vez te concentres menos, tengas menos memoria, peor humor y menos motivación. Pero además, puede provocarte, entre otros, hipertensión, insomnio o problemas cardiovasculares y digestivos.

Un chollo, ¿verdad?

La pregunta que debes hacerte es «¿por qué estoy tan estresado en mi trabajo?»

La pregunta que debes hacerte es, ¿por qué estoy tan estresado en mi trabajo?

Y a partir de ahí, decidir qué vas a hacer para resolverlo.

Porque es cuando te liberas del estrés tóxico cuando las cosas pueden empezar a funcionar de verdad.

Creer que ser autónomo implica, sí o sí, cargar con un distrés intrínseco, es un gran error que por desgracia está muy extendido.

Porque eso te lleva a la resignación. Y de ahí, al callejón sin salida.

5- Podré trabajar en pijama, desde el sofá y con los horarios que me de la gana

Esta creencia es específica para los emprendedores que trabajan desde casa.

Como siempre, no estoy diciendo que un día no puedas trabajar en pijama o que no tengas la posibilidad de flexibilizar tus horarios cuando sea necesario (precisamente, una de las ventajas del profesional independiente).

El problema viene cuando se pretende sostener un negocio actuando así todos los días.

Mezclar lo que haces en tu vida personal con tu proyecto profesional no suele funcionar nada bien

Tu cerebro, inevitablemente, asociará el sofá y el pijama al descanso, al desconectar, a no pensar… Todo muy poco adecuado para estar a tope con tu trabajo.

Lo que sucede es que estás confundiendo comodidad del hogar con menos estrés, y eso puede parecerte bueno para trabajar. Pero lo cierto es que el resultado puede terminar siendo todo lo contrario.

Tendrás la sensación de que no hay una separación clara entre tu tiempo y espacio personal y el que usas para ejercer tu profesión.

Eso evitará que tu mente se conecte bien con tus tareas profesionales, te costará más ser productiv@ con ellas y al final los resultados no serán los esperados.

Por otro lado, tener unos horarios claros y estables favorecerá muchísimo tanto tu rendimiento como la fluidez de tu negocio.

Eso no quita que puedas diseñar los horarios de forma que se adapten al máximo a tus necesidades.

¡Ah! Y para que el trabajo desde casa dé buenos resultados, te recomiendo tener un espacio específico para ese fin, un despacho claramente diferenciado del resto del hogar.

Todo lo que favorezca la sensación de que tu empresa tiene entidad propia y no es una extensión de tu vida personal, te ayudará mucho.

Me gustaría mucho saber si te has sentido identificado con alguna de estas creencias. ¿Me dejas un comentario? 😉

¿Sientes que el estrés

es el protagonista de tu día a día?

Únete a la comunidad Accionarium y descárgate el e-book

«10 claves para reducir el estrés y aumentar tu productividad»

Leadwebpng600ws




Accionarium te informa que los datos de carácter personal que proporciones serán tratados por Albert R. Silva Sopena, como responsable de esta web y responsable del tratamiento del fichero, debidamente registrado en la Agencia Oficial de Protección de Datos.
-FINALIDAD: Gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios.
-LEGITIMACIÓN:Se realiza a través del consentimiento explícito.
-DESTINATARIOS: Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de GRUPO LOADING SYSTEMS, S.L., situados en España, en ámbito europeo, y cumplen al 100% con la LOPD (Ley Oficial de Protección de datos) y el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Puedes ver su política de privacidad y demás condiciones legales aquí. Puedes ver el nombramiento del delegado de protección de datos de la empresa Loading aquí.
-TUS DERECHOS:Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, cancelación y oposición de los datos en protecciondatos@accionarium.comasí como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.  Para más información consulta la política de privacidad de Accionarium.

¿Sientes que el estrés

es el protagonista de tu día a día?

Únete a la comunidad Accionarium y descárgate el e-book

«10 claves para reducir el estrés y aumentar tu productividad»

Leadwebpng600ws




Accionarium te informa que los datos de carácter personal que proporciones serán tratados por Albert R. Silva Sopena, como responsable de esta web y responsable del tratamiento del fichero, debidamente registrado en la Agencia Oficial de Protección de Datos.
-FINALIDAD: Gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios.
-LEGITIMACIÓN:Se realiza a través del consentimiento explícito.
-DESTINATARIOS: Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de GRUPO LOADING SYSTEMS, S.L., situados en España, en ámbito europeo, y cumplen al 100% con la LOPD (Ley Oficial de Protección de datos) y el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Puedes ver su política de privacidad y demás condiciones legales aquí. Puedes ver el nombramiento del delegado de protección de datos de la empresa Loading aquí.
-TUS DERECHOS:Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, cancelación y oposición de los datos en protecciondatos@accionarium.comasí como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.  Para más información consulta la política de privacidad de Accionarium.
Albert Silva

Albert Silva

Formador en productividad personal y gestión del estrés.
CEO de Accionarium.
Desarrollador web. Músico.

Soy un emprendedor vocacional, con pasión por la formación, por la creación y por el arte. Vivo en la naturaleza. Comparto mi tiempo con mis dos debilidades: mi mujer y mi hija. Soy yo y no pretendo ser otro. Ayudo a las personas a vencer el estrés, a ser más productivas en su día a día y a construir proyectos que valgan la pena.

Albert Silva

Albert Silva

Formador en productividad personal y gestión del estrés.
CEO de Accionarium.
Desarrollador web. Músico.

Soy un emprendedor vocacional, con pasión por la formación, por la creación y por el arte. Vivo en la naturaleza. Comparto mi tiempo con mis dos debilidades: mi mujer y mi hija.

Soy yo y no pretendo ser otro. Ayudo a las personas a vencer el estrés, a ser más productivas en su día a día y a construir proyectos que valgan la pena.

¿Quieres dejar un comentario?

¿Quieres dejar un comentario?

7
Lee primero nuestra política de protección de datos.
Accionarium te informa que los datos de carácter personal que proporciones serán tratados por Albert R. Silva Sopena, como responsable de esta web y responsable del tratamiento del fichero, debidamente registrado en la Agencia Oficial de Protección de Datos.
-FINALIDAD: Moderar y gestionar los comentarios dejados en este blog.
-LEGITIMACIÓN:Se realiza a través del consentimiento explícito.
-DESTINATARIOS: Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de GRUPO LOADING SYSTEMS, S.L., situados en España, en ámbito europeo, y cumplen al 100% con la LOPD (Ley Oficial de Protección de datos) y el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Puedes ver su política de privacidad y demás condiciones legales aquí. Puedes ver el nombramiento del delegado de protección de datos de la empresa Loading aquí.
-TUS DERECHOS:Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, cancelación y oposición de los datos en protecciondatos@accionarium.comasí como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.  Para más información consulta la política de privacidad de Accionarium.
Albert Silva
alberts1979@hotmail.com
Todavía no hay comentarios. ¿Te animas? 😀

Nos gustaría saber tu opinión

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

shares