Cómo convertir los problemas en retos

Un «problema» suele ser algo de lo que quieres huir. Un «reto» es algo que afrontas y que quieres superar. Tú eliges de qué forma planteas la situación.

Ponte delante de un problema matemático cualquiera. Por ejemplo, una ecuación de segundo grado.

formula2

Mírala bien. Intenta resolverla.

¿Qué sientes?

¿Te pone nervioso? ¿Te estresa?

¿No te interesa en absoluto?

¿O quizá te llama la atención y te motiva encontrar la solución?

¿Te sientes con ganas de resolverlo aunque, de momento, no recuerdes cómo se hace?

Pues en los problemas de tu día a día pasa exactamente lo mismo.

Cuando sucede un imprevisto que pone una barrera delante de ti, entorpeciendo el desarrollo normal de tu cotidianidad y de las acciones que deben llevarte hasta tus objetivos, puedes tomártelo de dos formas:

 

1- Como una situación compleja y estresante, incluso irresoluble.

2- o como un reto motivador, un juego interesante que te pone a prueba.

Como convertir problemas en retos Accionarium 2

No tiene nada que ver con que sea una situación más o menos complicada o más o menos desagradable.

Se trata de tu mentalidad (o mindset).

Cuando desarrollas una mentalidad constructiva, un imprevisto se convierte en una pantalla que tienes que superar en el videojuego de tu vida para poder seguir avanzando.

Cuanto tu mentalidad se configura como limitante, un problema puede ser un sufrimiento, una tortura, un punto y final, una puerta cerrada que no puedes atravesar…

Con una mentalidad limitante no verás con claridad tus auténticas capacidades y te bloquearás ante cualquier inconveniente, aún teniendo los recursos para resolverlo o la capacidad de conseguirlos.

Sobretodo es muy importante entender que tu mentalidad (tu forma de pensar, tu configuración mental…) no es nunca totalmente constructiva o totalmente limitante en todas las escenas de tu vida.

Olvídate del blanco/negro y de las dicotomías facilonas.

Lo que vas a seguir siempre es una tendencia, una predisposición a situarte más habitualmente hacia un lado o hacia el otro.

De alguna forma, te moverás más hacia la construcción (en aquello que piensas, sientes y haces) o hacia la limitación.

Visto así, lo realmente importante es darse cuenta de qué tipo de mindset adoptas en cada momento, escena, ámbito o rol de tu día a día.

Y puedes empezar valorando cómo es la relación que tienes con los imprevistos y los problemas.

Así que…¿qué puedes hacer para pasar de lo limitante a lo constructivo?

 

¡Vamos a verlo!

1-AUMENTA TU AUTOCONFIANZA A PARTIR DE LA ACCIÓN:

   No esperes que los demás confíen en ti si tú no lo haces primero

Si actúas, descubres. Si actúas, te mueves.

Quedarte quiet@ nunca es la solución.

Que confíes más o menos en ti mism@ y en tus capacidades dependerá en gran parte de tu experiencia, de todo aquello que has ido descubriendo a través de tu interacción con el mundo.

Porque gracias a ello tendrás la oportunidad de conocerte mejor y de calcular con más exactitud tus posibilidades de éxito.

De hecho, la acción te permite entrar en un bucle constructivo ideal para empezar a ver los problemas como retos.

Es decir:

ACCIÓN -> EXPERIENCIA -> MENOS MIEDO -> MÁS AUTOCONFIANZA -> ACCIÓN -> EXPERIENCIA -> MENOS MIEDO -> ETC.

 

Como ves, la experiencia acumulada a través de la acción ayudará claramente a aumentar tu umbral de activación del miedo a la hora de hacer frente a los retos.

Es decir, el miedo se activará con menos facilidad e intensidad si el umbral está más alto.

Por lo tanto, si acumulas experiencia a través de la acción (evitando la huida o la pasividad), aumentas tu autoconfianza, subes el umbral y tienes más facilidad para seguir siendo proactivo ante los problemas (cosa que permite que los veas como retos).

Ante un problema, la experiencia que acumulas con la acción te permitirá darte cuenta de cuestiones fundamentales como que:

1- En realidad sí que eres capaz de superar esa situación.

2- O quizá necesitas pedir ayuda para dar un paso adelante.

3- O te hace falta mejorar ciertas habilidades para conseguir superarlo.

 

Si te das cuenta, aunque diferentes, cualquiera de estas tres opciones acabarán reforzando la confianza en ti mismo.

Porque tan importante es ser consciente de tus recursos, como aceptar que necesitas ayuda o que aún te falta aprender más.

Por lo tanto, si quieres sentirte seguro de ti mism@ y ser capaz de transformar los problemas (imprevistos, dudas, cambios…) en retos motivadores, ponte manos a la obra y actúa.

La acción genera autoconfianza.

2- CAMBIA LA PALABRA «PROBLEMA» POR «RETO»:

     El poder del lenguaje

Siempre que puedas, haz este cambio en tu forma de expresarte.

No digas tanto tengo un problema. Di tengo un reto.

No subestimes el poder del lenguaje.

La idea es que cuando usas la palabra problema, aunque en realidad no es más que «alguna cosa que tienes que resolver», lo más probable es que la asocies a algo negativo, a un disgusto, a una incidencia que te supera…

Para ver el problema desde la perspectiva de una dificultad que te pone a prueba positivamente, la palabra reto funciona mucho mejor en tu mente.

Es increíble hasta que punto, cuando utilizamos ciertas palabras en nuestro diálogo interior o hablando con otras personas, estamos alimentando un estado de ánimo u otro.

Algunas palabras, sin darnos ni cuenta, nos llevan al derrotismo, a la negatividad, a la generalización y al terribilismo.

En cambio otras nos relajan, nos impulsan y nos hacen sentir que dominamos la situación.

Tan sólo tienes que hacer la prueba. Seguro que, aunque pequeña, notarás una sensación distinta cuando utilices una expresión u otra.

3-ACEPTA TUS EMOCIONES:

    El primer paso para cambiar tu mindset

Un problema es totalmente normal que despierte emociones incómodas.

Podemos sentir vértigo y miedo… podemos dudar y sentirnos inseguros.

Todo esto forma parte de nuestra naturaleza, ya que el cerebro simplemente nos informa, nos activa y nos dirige siempre hacia nuestra supervivencia.

Sin olvidar que, evidentemente, cuanto más complejo sea el problema más intensa puede ser la emoción.

A partir de aquí, cuando se trata de inteligencia emocional siempre vamos a parar al mismo sitio.

No se trata de que las emociones no existan. No se trata de reprimirlas. Y tampoco se trata de expresarlas contra los demás o contra ti.

Se trata de gestionarlas y regularlas constructivamente.

Y la primera forma de hacerlo es aceptándolas.

¿Y eso cómo se hace?

De entrada puede parecer algo muy abstracto, extraño e incluso antinatural.

Sobretodo porque no es algo que nuestra sociedad haya interiorizado demasiado, la verdad.

Pero puedo asegurarte que es la base para tomarse la vida de una forma mucho más relajada y productiva.

La aceptación de las emociones es una idea fundamental que encontrarás reflejada en lugares tan aparentemente dispares como el budismo y la psicología cognitiva.

En definitiva, se trata de evitar utilizar las dos estrategias que, por desgracia, predominan en nuestra educación emocional: Reprimir o explotar.

No nos interesa ni retener y esconder la emoción dentro de nosotros ni convertirnos en Mr. Hyde.

Pues bien, el primer paso para dicha aceptación es que, una vez aparezcan las emociones desagradables y perturbadoras, no les des de comer.

Es decir, no las alimentes con pensamientos limitantes que sólo tienen la función de darle la razón a la emoción, de justificar su presencia y de hacerla más y más grande.

Sueles ser pensamientos sesgados, distorsionados y poco racionales, y si permites que campen a sus anchas entrarás en un bucle del que cuesta mucho salir.

Empieza entendiendo la función de este tipo de emociones. Piensa que es como si fueran, como mucho, una molestia física, una incomodidad que si descansas se va por su propio pié.

Porque en realidad, como decía antes, no son más que información. Son una alarma de nuestro cuerpo que nos da muchas pistas para poder actuar y tomar el camino más productivo.

Y por eso debes verlas como algo positivo.

¿Qué pensarías si te digo que el dolor es algo bueno?

Pues lo es. Porque sin dolor no detectaríamos que algo va mal en nuestro cuerpo.

Cambia tu perspectiva y adopta la idea de que el dolor es muy necesario… (Aunque si algunas veces fuera menos intenso tampoco estaría mal… pero eso es otro tema…).

La cuestión es: ¿qué harás después de sentirlo? ¿Irás al médico? ¿O seguirás forzando la máquina?

Con el miedo, la ansiedad, la frustración, el estrés, la culpa, la rabia… sucede lo mismo.

¿Qué harás con esa información?

Acéptalas porque son algo bueno, y deja que sigan su curso para evitar el secuestro emocional.

Luego será momento de escucharlas, sacar conclusiones y aprender.

4- DA LA IMPORTANCIA JUSTA A CADA COSA:

     La interpretación subjetiva del problema.

Un problema no es lo que es sólo por su estructura objetiva. En gran parte es lo que nosotros decidimos que sea.

Nuestro sistema de creencias, nuestras experiencias pasadas, nuestra autoconfianza y nuestra sensibilidad emocional tienen mucho que decir al respecto.

Es decir, que la interpretación subjetiva del problema es, como poco, el 70% de la historia.

Si planteamos una misma situación a dos personas distintas, verás que probablemente no la afrontarán de la misma manera.

Por ejemplo, imagina que dos diseñadores gráficos tienen un nuevo gran cliente. Es una empresa importante que está a punto de contratar un servicio de creación de una tienda on-line con el mantenimiento incluido durante cinco años.

Es una oportunidad buenísima porque implica unos ingresos fijos muy importantes.

Pero resulta que en el último momento han encontrado otro profesional que lo hace un poco más económico y que les convence más.

Están a punto de perder el cliente.

Tienen un reto delante…. ¿Qué harán?

El primer diseñador lo interpreta como un PROBLEMA en mayúsculas, un gran disgusto y un gran revés para su negocio.

Es algo terrible y catastrófico. Siente miedo, estrés, frutración… y no puede ni pensar.

No para de culparse a sí mismo. Piensa que no es suficientemente bueno y que el otro le ha pasado la mano por la cara.

El segundo diseñador, en cambio, no se enfoca en lo que ha sucedido, sino en la solución.

Para él se trata de un inconveniente, un imprevisto, pero no es terrible ni catastrófico, porque es capaz de darle un grado de importancia a las cosas mucho más constructivo que el otro emprendedor.

Esto le permite convertir el problema en reto y motivarse para intentar recuperar al cliente con otra oferta.

Y si no es posible, seguirá adelante. Porque para él cada día es una pequeña aventura.

Con esto lo que quiero decirte es que si valoras las situaciones problemáticas de forma exagerada, tu escala de importancia estará descompensada.

Si perder un cliente es algo horroroso e insoportable… ¿qué será tener una enfermedad seria, perder a un ser querido o arruinarse?

Además, si perder este cliente es tan terrible… ¿de dónde sacarás las fuerzas para buscar una solución o para, simplemente, continuar adelante con una sonrisa y más ganas que nunca?

Contra lo que pueda parecer, ajustar la importancia que das a las cosas no es en absoluto un acto naïf.

Es todo lo contrario a ser poco realista. Se trata precisamente de ajustarse mucho más a la realidad objetiva.

Intenta ser consciente de cómo calificas y etiquetas las cosas que te suceden a diario y te darás cuenta de que, en muchos casos, es tu forma de verlo lo que hace la situación más difícil de solucionar.

Como convertir problemas en retos Accionarium 4

5- CONECTA CON EL OBJETIVO:

     El porqué y el para qué

Siempre digo que una de las cosas más importantes para ser más productiv@ en tu vida es saber navegar de forma fluida y natural entre los recuerdos, el ahora y los deseos.

Es decir, entre el pasado, el presente y el futuro.

Para que tu proyecto de vida funcione en equilibrio, debes centrar tu energía en el aquí y ahora, en el momento presente. Y desde ese centro, abrir tu mente al pasado o al futuro de forma constructiva, evitando que esos tiempos te secuestren.

A eso lo llamo abrir y cerrar el plano.

A partir de ahí, cuando delante de ti aparece un problema, un imprevisto, un inconveniente… el primer paso es agarrarte bien al presente para buscar la solución desde allí.

Puntualmente accederás al pasado para buscar respuestas. Y eso está muy bien, siempre y cuando ese acceso no genere un miedo y una incertidumbre que no sepas gestionar (me salió tan mal la última vez que seguro que vuelvo a meter la pata…)

Y aquí es donde añado un recurso más.

Te recomiendo reforzar el vínculo con tu objetivo, con ese estado deseado que quieres llegar a vivir.

Para ello, debes acceder al futuro y fortalecer la imagen de la meta en tu mente. Así te será mucho más fácil encarar el reto con motivación y constancia.

Pero no olvides que para que esto realmente funcione debe tratarse de un objetivo bien diseñado, inteligente y con el que te sientas alinead@.

La cuestión es que si entras en piloto automático y sólo te centras en cómo resolver la situación, te estás olvidando de por qué y para qué la quieres resolver.

Sin esa información, es mucho más difícil mantenerte firme y resolutiv@ hasta deshacer el entuerto.

Así que, sin obsesionarte ni quedarte encallad@ en ello, piensa por qué y para qué quieres solucionar el problema que tienes delante.

Y luego, ¡manos a la obra!

Ahora tómate un pequeño momento para reflexionar…

 

¿Tú que sueles ver problemas o retos?

¿Sientes que el estrés

es el protagonista de tu día a día?

Únete a la comunidad Accionarium y descárgate el e-book

«10 claves para reducir el estrés y aumentar tu productividad»

Leadwebpng600ws




Accionarium te informa que los datos de carácter personal que proporciones serán tratados por Albert R. Silva Sopena, como responsable de esta web y responsable del tratamiento del fichero, debidamente registrado en la Agencia Oficial de Protección de Datos.
-FINALIDAD: Gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios.
-LEGITIMACIÓN:Se realiza a través del consentimiento explícito.
-DESTINATARIOS: Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de GRUPO LOADING SYSTEMS, S.L., situados en España, en ámbito europeo, y cumplen al 100% con la LOPD (Ley Oficial de Protección de datos) y el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Puedes ver su política de privacidad y demás condiciones legales aquí. Puedes ver el nombramiento del delegado de protección de datos de la empresa Loading aquí.
-TUS DERECHOS:Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, cancelación y oposición de los datos en protecciondatos@accionarium.comasí como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.  Para más información consulta la política de privacidad de Accionarium.

¿Sientes que el estrés

es el protagonista de tu día a día?

Únete a la comunidad Accionarium y descárgate el e-book

«10 claves para reducir el estrés y aumentar tu productividad»

Leadwebpng600ws




Accionarium te informa que los datos de carácter personal que proporciones serán tratados por Albert R. Silva Sopena, como responsable de esta web y responsable del tratamiento del fichero, debidamente registrado en la Agencia Oficial de Protección de Datos.
-FINALIDAD: Gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios.
-LEGITIMACIÓN:Se realiza a través del consentimiento explícito.
-DESTINATARIOS: Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de GRUPO LOADING SYSTEMS, S.L., situados en España, en ámbito europeo, y cumplen al 100% con la LOPD (Ley Oficial de Protección de datos) y el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Puedes ver su política de privacidad y demás condiciones legales aquí. Puedes ver el nombramiento del delegado de protección de datos de la empresa Loading aquí.
-TUS DERECHOS:Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, cancelación y oposición de los datos en protecciondatos@accionarium.comasí como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.  Para más información consulta la política de privacidad de Accionarium.
Albert Silva

Albert Silva

Formador en productividad personal y gestión del estrés.
CEO de Accionarium.
Desarrollador web. Músico.

Soy un emprendedor vocacional, con pasión por la formación, por la creación y por el arte. Vivo en la naturaleza. Comparto mi tiempo con mis dos debilidades: mi mujer y mi hija. Soy yo y no pretendo ser otro. Ayudo a las personas a vencer el estrés, a ser más productivas en su día a día y a construir proyectos que valgan la pena.

Albert Silva

Albert Silva

Formador en productividad personal y gestión del estrés.
CEO de Accionarium.
Desarrollador web. Músico.

Soy un emprendedor vocacional, con pasión por la formación, por la creación y por el arte. Vivo en la naturaleza. Comparto mi tiempo con mis dos debilidades: mi mujer y mi hija.

Soy yo y no pretendo ser otro. Ayudo a las personas a vencer el estrés, a ser más productivas en su día a día y a construir proyectos que valgan la pena.

¿Quieres dejar un comentario?

¿Quieres dejar un comentario?

7
Lee primero nuestra política de protección de datos.
Accionarium te informa que los datos de carácter personal que proporciones serán tratados por Albert R. Silva Sopena, como responsable de esta web y responsable del tratamiento del fichero, debidamente registrado en la Agencia Oficial de Protección de Datos.
-FINALIDAD: Moderar y gestionar los comentarios dejados en este blog.
-LEGITIMACIÓN:Se realiza a través del consentimiento explícito.
-DESTINATARIOS: Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de GRUPO LOADING SYSTEMS, S.L., situados en España, en ámbito europeo, y cumplen al 100% con la LOPD (Ley Oficial de Protección de datos) y el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Puedes ver su política de privacidad y demás condiciones legales aquí. Puedes ver el nombramiento del delegado de protección de datos de la empresa Loading aquí.
-TUS DERECHOS:Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, cancelación y oposición de los datos en protecciondatos@accionarium.comasí como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.  Para más información consulta la política de privacidad de Accionarium.
Albert Silva
alberts1979@hotmail.com
Todavía no hay comentarios. ¿Te animas? 😀

Nos gustaría saber tu opinión

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

shares